personal

Trabajando en remoto desde Mallorca

trabajando en remoto desde mallorca

Tenía pendiente este post, llevaba rumiándolo unas semanas y por fin le doy salida.

Este verano (la verdad es que ya empieza a quedar lejos) estuve trabajando en remoto desde Mallorca. Más concretamente desde Alcudia (parte norte y guay de la isla) y durante el mes de agosto. Aprovechando que en MarketGoo tenemos una cultura remota y estamos acostumbrados a ello, que la parte del equipo en Madrid se cogía vacaciones esos días (yo ya lo había hecho en julio) y que en Mallorca tengo casa en la que poder quedarme sin problema, el año pasado me planteé: ¿por qué no?

Por poner un poco de perspectiva, parte de mi familia es de Mallorca y aunque yo soy de Madrid no ha habido año en mi vida en el que no haya estado allí. Esto más que nada para explicar que no es un lugar random, vaya, que es un lugar con el que yo y mi familia nos sentimos profundamente conectados. Y el caso es que el año anterior había podido disfrutar de la isla alrededor de unos 10 días y me supo a muy poco. Así que nada más llegar, planteé pasar en 2017 agosto entero. No hubo problema y pillé los billetes (muy baratos, por cierto) en enero.

Con el tiempo Mallorca se ha ido convirtiendo algo así como un sueño vital para mí. Cuando tenía veintipocos estaba siempre deseando volver a Madrid por el lío, pero cada vez me llama más el estilo de vida que podría llevar allí. Tanto como para plantear el irme a vivir a la isla. Pero esto es un capítulo aparte, lo que que sí me servía también este mes era para probar la viabilidad de esta idea loca. Básicamente validar la hipótesis de si me gustaría trabajar en remoto desde allí en el futuro.

Bueno, pues con este post quiero recoger y compartir algunos aprendizajes de esta experiencia:

  1.  Calidad de vida. El valor diferencial! Agosto en Madrid está bien porque está vacío y mola. Pero también está pelao de gente para hacer planes, hace un calor seco tipo hormigón ardiente difícil de llevar y yo me veía más solo que la una en la ofi. En Mallorca hace calor también pero hay playa para contrarrestarlo. Tenía familia y gente para comer juntos, salir, hacer excursiones y deporte. Que esto del deporte sí que una maravilla. Yo últimamente estoy corriendo, nadando y montando en bici y aquí cambié la Castellana por el campo y la piscina por nadar en el mar. Como que todo te sabe mucho mejor. Suena un poco postureo, sí, pero no está lejos de la realidad. Una realidad que vive cada vez más gente que deja el ajetreo de una ciudad y vive más conectada con la naturaleza.
  2. Horario. Más allá de obligaciones (una reunión/call), tenemos horario flexible. La mayoría de días optaba por levantarme pronto para hacer deporte, desayunar tranquilamente y dedicar unas 3/4 horas más fuertes a tareas de mayor concentración. Cuando llegaba la peña de la playa paraba un rato y comía con todos. Después seguía otras 3 horas con cosas más del día a día tipo mails, seguimiento, reus, etc. Sobre las 19:00 cerraba para hacer algún plan, dar una vuelta, etc y a lo mejor por la noche me volvía a conectar un rato si se había quedado algo pendiente. Pero lo mejor de todo esto es que llega el viernes y estás allí, es un fin de semana entero en formato vacaciones. Priceless.
  3. Productividad. Una de las cosas que más me ha preguntado la gente. Pero… ¿te da para trabajar bien y sacar trabajo adelante? Pues a pesar de las fotos en Instagram, sí. Se saca trabajo adelante. Es verdad que me llevó unos días encontrar el mejor formato: qué horario hacer, cómo distribuir las tareas, qué lugar/es utilizar de la casa, etc. Esto requiere una gran fuerza de voluntad para no distraerte y la verdad es que en mi caso no fue una situación ideal porque había muchas tentaciones. Así que echando la vista atrás (y profundizo luego), hubiera sido más productivo en la ofi de Madrid sin discusión pero no significa que la experiencia fuese un fracaso.
  4. Desconexión. ¿Cómo se lleva estar tanto tiempo sin conectar cara a cara con alguien del equipo? Pues la verdad es que bastante bien, gracias a que hoy en día podemos contar con herramientas que facilitan el día a día como Slack, Trello, ScreenHero, etc, el impacto en la parte más táctica de un proyecto es mínimo. Ahora, creo que la distancia es jodida para que se den momentos epifánicos improvisados o para profundizar en aspectos más estratégicos. Para esto creo que sigue siendo súper clave la presencia física.
  5. El momento. En MarketGoo estamos viviendo un momento fundamental en nuestra historia, entre otras cosas por lo que conté en este post sobre WordPress. Por ello  y por lo que he contado de las dificultades anteriores creo que lo responsable hoy es estar en Madrid, más cerca del equipo y trabajando al 120% para alcanzar cuanto antes la siguiente fase de nuestro proyecto. Será entonces cuando creo que me podré plantear una experiencia remota que no se reduzca a solo verano.

 

Pero oye, como todo. Experiencia muy positiva y siempre mejorable. ¿Cómo?

  • El setup. Fundamental para trabajar bien y ser productivo. Yo en Madrid (en ofi y en casa) tengo una pantalla de 27″, teclado y ratón, una mesa grande y cómoda, una silla ídem y una serie de cosas más que me hacen estar a gusto y no pensar en lo que me molesta. En Mallorca no creí importante tener todo esto ni invertir para un mes. Pues sorprendente lo que se echa de menos. Que te vas un día a un café con tu portátil de 13″ y haces cosas pero ponte un día a currar 8 horas, y al siguiente igual, y al siguiente… Lección aprendida, si repito me lllevo/compro al menos pantalla, silla y mesa adecuada. De verdad que es muy clave.
  • El lugar de trabajo. En Alcudia me quedo en la casa familiar, en la que estamos de media 15 personas. Encontré un huequito en un despacho en el que estuve casi completamente aislado, pero eso no quita muchas cosas. Vas al baño y ves que la peña está tomándose un aperitivo y una te tomas. Paso algo y se necesita ayuda, obviamente echas un cable. Entran a decirte algo trivial (con toda su buena intención) pero ya te han interrumpido. Así que optaría por buscar otros lugares donde trabajar (coworking, otra casa o aislarte para tareas concretas).
  • Conexión. Bastante inestable. Entre que es una casa de campo y llega regular, que éramos ciento y la madre y todos se enganchaban o que se a veces se iba la luz, es un incordio estar bloqueado y pendiente de que internet vaya bien. Me afectó en varias calls y hubo momentos que tuve que postponer trabajo. Esto no se puede repetir y lo bueno es que tiene fácil solución, algo parecido a Wifiaway.
  • Viajes. Un mes creo que es el límite pero a poco más que se esté en remoto y dentro de lo posible, plantearía ir a Madrid durante varios días para trabajar junto al equipo, trabajar en estrategia y echarte unas cerves. Algo que creo fundamental para mantener la cultura.

 

Y bueno, quizás me explique mucho mejor con un video que subí hace unas semanas:

 

Espero que te haya gustado y servido el post. Déjame un comentario si tienes alguna duda o sugerencia!

Leave a Reply